Post con el tag ‘abc’

Milagro dicen

viernes, septiembre 30th, 2011

Milagro dicen

Según la R.A.E.:

milagro.
(De miraglo).
1. m. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. m. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

Según el ABC (pdf):

milagro.
(De miraglo).
1. m. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.
2. m. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa para nosotros aunque sea una puta tragedia para el resto del mundo porque estamos enfermos y necesitamos tratamiento psiquiátrico urgentemente.

Visto en Twitter.

6 comentarios

30 septiembre, 2011

Categorias:
Cabreos, Inclasificables

Etiquetas:
, , ,

Vótalo

El ABC ¿republicano de izquierdas?

jueves, febrero 5th, 2009

Esto es lo que pasa cuando uno tiene una cultura general más bien nula. Que te encuentras imágenes como esta de arriba que ha puesto Francesco en su blog y le dan ataques epilépticos y se le quedan los ojos en blanco. ¿El ABC era de izquierdas? Que fuerrrrrrrrte. Pero bueno, a lo mejor lo único que tienen en común el del 36 y el de ahora es el nombre y yo me estoy desmadrando. Alguien que me ilustre por favor. Que tengo un desasosiego cosa fina.

Por cierto, que casi se me olvidaba, tenéis más portadas del Diario Republicano de Izquierdas ABC -sigo impresionado- en este enlace (además de mil cosas más).

Actualización
Ya me he enterado de la historia. Resulta que el «diario republicano de izquierdas» era sólo en la sede de Madrid porque le pilló en plena zona republicana y éstos se hicieron con la edición del diario, mientras en Sevilla se apoyaba a los nacionales. Es un caso muy curioso del que tenéis más información, como siempre, en la Wikipedia.

7 comentarios

5 febrero, 2009

Categorias:
Artes varias, Política

Etiquetas:
, ,

Vótalo

La gente es gilipollas y no sabe leer

viernes, noviembre 28th, 2008

Todo empezó con una cagada del ABC al enlazar a desgana como «Blog personal» del fotógrafo José Cendón en esta noticia.

Bueno, va, no te enfades Carlos. Seguramente han escrito la noticia con mucha prisa. Habrán buscado en San Google jose+cendon+blog, habrán llegado a este post, habrán leído la primera parte y, como pusiste una cita del propio Cendón, pues se habrán liado. Cosas que pasan. Pero nada, esto se arregla- pensé.

Así que les puse un comentario en la noticia diciendo que, por favor, rectificaran el error. Pero nada. Ni puto caso. Es más, borraron el comentario. Grrr. Ahí empecé a mosquearme. Sobre todo porque la gente tampoco lee y deja comentarios de ánimo en ese post pensando que se los dan a José Cendón.

En fin, que les hago llegar una rectificación por medio de un correo que tienen los del ABC ex profeso para ello. Pero me lo mandan de vuelta con un error del servidor.

Pues nada, no hay nada que hacer. Los del ABC son gilipollas y la gente que deja comentarios en el post no sabe leer. Cosas de este país, nada nuevo bajo el sol. Correré un tupido velo y lo dejaré pasar hasta que se den cuenta por ellos mismos.

Pero la cosa no iba a terminar ahí. No. De repente me llegan más visitas desde PhotographicSocialVision y de Público con el mismo enlace de entrada: el de José Cendón. Menos mal que se dieron cuenta y rectificaron. Lástima que, en el caso de Público, no lo hicieran lo suficientemente rápido para que no pasara lo que ha sido el colmo de todo este despropósito (error, Público no ha rectificado aún). Mirad ésto y llorad (de risa si queréis). Os dejo aquí una captura por si ocurre un milagro y el que ha escrito semejante estupidez lo borra (que sería lo normal).

En fin muchachos. Que no tenía pensado decir nada, por lo menos aquí porque a los colegas les tengo al tanto de todo, pero como esta historia ha llegado al punto del surrealismo no me queda otra que contarlo. Así les doy un tirón de orejas a los periodistas por no comprobar los enlaces que ponen, a la gente por no leer y escribir lo primero que se les ocurre en el primer sitio que encuentran y… en fin, del último caso prefiero no decir nada. No tengo palabras.