5 años


A veces me paro un momento a pensar en cómo pasa el tiempo y siempre me sorprendo de lo que puede dar de sí. Por ejemplo, si pienso en los últimos 5 años me doy cuenta de la cantidad de cosas que han pasado: en política (los atentados de Madrid del 11 de marzo, el cambio de gobierno, la invasión de Iraq), en deportes (los mundiales de fútbol de Alemania, las olimpiadas de Atenas, la medalla de oro de baloncesto)… Y a título personal, cambios de trabajo (varios), cambio de casa (varias), conocer nueva gente, empezar con el blog, viajar a Suiza, a Londres…

En fin, que 5 años dan para mucho… ¿no? Pues para 400 personas estos últimos 5 años no han servido para nada. Las 400 personas que siguen en Guantánamo. 5 años recluidos sin saber cuándo serán, si lo son, liberados. 5 años sin tener ninguna noticia del exterior. 5 años de torturas, vejaciones y humillaciones. 5 años en los que los EE.UU. se llevan pasando por el forro la declaración de los Derechos Humanos. 5 años en los que la Comunidad Internacional mira para otro lado para intentar que no les afecte demasiado el tufo a corrupción. 5 años, en definitiva, de vergüenza.

En la web de Amnistía Internacional tienen en marcha varias campañas para intentar acabar con esto. Se recogen firmas para hacer fuerza. Si quieres colaborar puedes hacerlo aquí.

,

3 respuestas a “5 años”

  1. Pues mas o menos pasa como con el tabaco todo el mundo sabia desde tiempos inmemoriales que mata pero solo hasta hace bien poco se demuestra por ciertos estudios que si, que mata, bien pues en guantanamo lo mismo todo el mundo sabe las torturas y humillaciones etc, etc, que se comenten y ahora viene el FBI y lo confirma. servirá de algo?

  2. Llega un momento en que nos tienen tan acostumbrados a barbaridades así que nos planteamos si una firma sirve para algo. Tal vez no, pero conviene no olvidarnos de que pasa, así que ahí va mi suma al proyecto. Lo que seguro que no sirve de nada es no hacer nada.

  3. Lo de las firmas esta bien, para que la gente participe y exprese su repulsa a lo que hacen , pero lo cierto es que les resbala. Cuando eres el más fuerte, haces lo que quieres y como quieres.