En el clavo


En el clavo

Una recomendación, si alguna vez tenéis que hacer una obra en casa o montar un mueble del Ikea, no llaméis nunca a Vlad Artazov ni a Andrei Nikolaev porque ellos se lo pasarán teta y vosotros no terminaréis nunca.

Avisados quedáis.


3 respuestas a “En el clavo”