Pelillos a la mar


«El Papa perdonará los pecados a los fieles que asistan al encuentro en Valencia«

Leyendo entre líneas, llego a la siguiente conclusión. Un tipo que maltrate a su mujer, pegue a su hijo, se acueste con su hija, sea un hijo de la gran puta con sus empleados, amigos o conocidos; que robe, estafe, time a viejecitas pensionistas; que le robe la revista del Plus a sus vecinos o pegue mocos en el espejo del ascensor; un tipo así por el mero hecho de ser católico y de acercarse a Valencia ¿está libre de cualquier pecado?

Pues no. No del todo. No hace falta ni siquiera acercarse físicamente a la capital del Turia. Que va. «También a los que no estén en Valencia, pero estén «unidos por el espíritu» al acto.»

Pues lo dicho, menudo chollazo.

, ,

22 respuestas a “Pelillos a la mar”

  1. ¿También a los que estén unidos por el espíritu al acto? eso sí que es un telepredicador de los buenos, no hace falta ni asistir xDDDD

  2. si no fuese por lo de pegar a mi hijo o acostarme con mi hija, pensaría q hablabas de mí XD
    y eso es xq todavía no tengo hijos ;p

  3. Jajajajajajajaja! Yo creo que le ve cara de tontos a sus cervatillos… en realidad sabe! pensará: ‘mira estos aquí… serán gilipollas e inocentes’ con una mueca permanente mientras sus ojos rojos empiezan a brillar

  4. Juer, lo cuentas de una manera que me empieza a acojonar a mí también.

    Ahora me surge una duda. Si por un casual, Dios no lo quiera (qué ironía), llega un chalado y le pega cuatro tiros al Papa… ¿eso también se le perdona?

  5. Si eres la mitad de perverso que el conde del que llevas el nombre, los amiguitos de Ratzinger te quemarán como una falla, Lautréamont.

  6. xenmate: al final ha dejado huella el «anonimillo» eh

    onspace: tienes una mente retorcida

    lechuguín: si quieres decirle algo a Isus, seguro que te agradece que le dejes un comentario en SU blog. Es más fácil que lo lea allí.

  7. Así me gusta lechuguín, que veles por la integridad de este nuestro blog. Juas.

    Ahora en serio. Es más fácil y hace más ilusión que te escriban en tu blog que en el de otros. ¿O no?