#15m acciones en la calle adesgana a las barricadas amigos amnistía internacional animación animales arte arte contemporáneo arte digital arte urbano autobombo bichos blanco y negro bombas atómicas campañas de denuncia campañas sociales carteles cine collages color colores comics cámara lenta destrucción diseño ecologismo El comentario destacado escultura espacio experimentos explosiones fotografía callejera fotografía conceptual fotografía de naturaleza fotografía documental fotografía experimental fotografía social fotoperiodismo frikadas fútbol gente auténtica graffiti guerra historia humor humor gráfico humor negro idas de olla ideas instalaciones japos jazz Libros/comics maquetas matemáticas miniaturas naturaleza niños nolesvotes paisajes performance periodismo pintura portadas posters Publicidad putos políticos de mierda raro recortes sociedad street art surf surrealismo televisión tilt-shift viñetas vídeos musicales ¿Publicidad?

Trapos sucios

Nos tenían en dormitorios de unos 6 u 8 metros. Éramos entre 40 y 50 trabajadores apiñados en la misma habitación. (…) Para los 985 empleados de la fábrica sólo había 10 lavabos, y al menos 3 de estos estaban siempre fuera de servicio. (…) La comida era tan mala que no la podíamos ni ingerir.
(…)
Si alguien intenta formar un sindicato, se le despide. Nunca hemos intentado organizarnos en un sindicato por miedo de quedarnos sin trabajo.

Así es cómo trabajan muchos de los empleados de las grandes marcas de ropa y así lo denuncian la gente de Clean Clothes Campaign y su hermana pequeña en español, Ropa Limpia.

Visita obligada para todos aquellos que quieren saber qué se esconde detrás de esa frase «Hecho en China o Bangladesh o Marruecos o México o Taiwan…».

2 comentarios

25 febrero, 2009

Categorias:
Activismo, Webs

Etiquetas:

Votalo

2 comentarios
  1. #1 Dani dice... febrero 26, 2009 a las 23:06

    Sin comentarios…

  2. #2 Martín dice... febrero 27, 2009 a las 1:27

    Es terrible las cosas que hacen por maximizar ganancias y todavía impunes. En su momento lo había leido en el libro No Logo de Naomi Klein y fue muy shockeante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Diseño:: Carlos Lorenzo | Programación:: Armando Sotoca & Patricia Hevia

Powered by:: Wordpress