A veces, me quedo sin palabras


No podrá celebrarse el juicio rápido al conductor de un autobús que fue detenido con una tasa de alcoholemia 7 veces superior a la permitida, que iba haciendo eses en la carretera y hablando por el teléfono móvil con 40 pasajeros a bordo mientras hacía la ruta Almería-Bruselas; porque su defensa ha solicitado nuevas pruebas.

Actualización a las 18:00
Luego pasa lo que pasa.

,

3 respuestas a “A veces, me quedo sin palabras”

  1. A mi me parece bien.

    El test lo pudo manipular la policia, las eses las hacia para evitar atropellar a las ranas que buscaban una charca nueva tras secarse la suya, y lo del telefono era para alertar a la guardia civil de que acababa de ver a bin laden detras de un matorral.

    Presuncion de inocencia y todo eso…

  2. Pues tienes razón.

    Y yo pensando que era porque había muchos mangantes que trabajan como abogados defensores.

    Aich… menos mal que estás tú para sacarme de mi error.