#15m acciones en la calle adesgana a las barricadas amigos amnistía internacional animación animales arte arte contemporáneo arte digital arte urbano autobombo bichos blanco y negro bombas atómicas campañas de denuncia campañas sociales carteles cine collages color colores comics cámara lenta destrucción diseño ecologismo El comentario destacado escultura espacio experimentos explosiones fotografía callejera fotografía conceptual fotografía de naturaleza fotografía documental fotografía experimental fotografía social fotoperiodismo frikadas fútbol gente auténtica graffiti guerra historia humor humor gráfico humor negro idas de olla ideas instalaciones japos jazz Libros/comics maquetas matemáticas miniaturas naturaleza niños nolesvotes paisajes performance periodismo pintura portadas posters Publicidad putos políticos de mierda raro recortes sociedad street art surf surrealismo televisión tilt-shift viñetas vídeos musicales ¿Publicidad?

Días con mi padre por Phillip Toledano

Philip Toledano:

Mi madre murió de repente el 4 de septiembre de 2006.

Después de su muerte, me di cuenta de lo mucho que me escondió el estado mental de mi padre. No llega a tener alzheimer, pero no tiene memoria a corto plazo y se encuentra perdido a menudo.

Le llevé al funeral de mi madre y al entierro pero, al llegar a casa, me preguntaba cada 15 o 20 minutos dónde estaba mi madre. Yo le explicaba cuidadosamente que había muerto y que habíamos vuelto de su funeral.

Esto le causaba un shock tremendo.

¿Por qué nadie se lo había dicho?
¿Por qué nadie le había llevado al funeral?
¿Por qué no había ido a verla al hospital?

No se acordaba de nada de ello.

Después de un tiempo me di cuenta que no debía seguir contándole que su mujer había muerto. Él no lo recordaba y, el revivir su muerte contínuamente, nos estaba matando a ambos.

Así que decidí contarle que se había tenido que ir a Paris a cuidar de su hermano que estaba enfermo.

Y allí es donde está ahora.

Este sitio es un diario. Un archivo continuo de mi padre y de nuestra relación. Por los días que nos queden juntos.

Vuelvo a encontrarme una bofetada de realidad como ya pasó con aquellos últimos días con SIDA que vi hace tiempo. Y vuelvo a sentirme como un invasor. Un voyeur que se mete en la vida de los demás para ver sus miserias… No sé, es un sentimiento muy extraño. Realmente me sorprende que la gente enseñe sus vidas al resto del mundo… Es extraño y… conmovedor.

9 comentarios

6 agosto, 2008

Categorias:
Fotografía

Etiquetas:

Votalo

9 comentarios
  1. #2 theyedropper dice... agosto 7, 2008 a las 11:57

    Es terrible lo del cabrón Alemán ese que te esconde las cosas.

    Lo viví con mi abuelo, claro que antes se llamaba demencia senil. Un día perdió el equilibrio y cayó por una ventana mientras tendía. Murió.

    Semanas después descubrimos una nota donde decía que no había sido un accidente. Que no quería ser una carga y que a veces no nos reconocía. Que a veces veía a gente en casa a la que quería mucho pero no recordaba sus nombres y que pronto no se acordaría ni siquiera de eso, que no quería ser una carga y que lo había hecho así para que mi abuela cobrara el seguro.

  2. #3 Carlos el rojo dice... agosto 7, 2008 a las 11:59

    Me dejas sin palabras, primo.

  3. #4 Sandman dice... agosto 7, 2008 a las 18:00

    Hablar de tu vida es mucho más fácil de lo que parece, sobre todo en Internet. Cuando empezó la fiebre de blogs tuve un espacio que se llamaba ‘Mi código de luz’, en el que contaba lo que me pasaba y lo que pensaba, casi constantemente. Y me daba igual quién lo leyese, lo importante era que alguien lo hiciese. Es tranquilizador…

    Lo malo es que después de un tiempo sin postear, la política del servicio de blogs decidió borrar todo el contenido sin avisar… Y tres años de entradas diarias se fueron a tomar por…

    Y por otra parte, mi abuela también paso un gran tiempo con demencia senil, no recordaba ni el nombre de su hijo. Lo más curioso es que de mí si se acordaba cuando me veía y eso que yo era el único nieto que no llevaba su sangre (somos cuatro hermanos de misma madre, pero yo que soy el mayor soy de otro padre). Son enfermedades complejas que trastornan muchas vidas a la vez, eso es lo complicado.

  4. #5 Carlos el rojo dice... agosto 8, 2008 a las 8:18

    3 años de diario borrados… eso sí que es una putada. No sé, a mi siempre me sorprende este tipo de cosas, será que soy un poco más reservado. Pero que conste que me parece bien. Sobre todo porque me encuentro con cosas muy interesantes.

    Por cierto, siento lo de tu abuela. La mía también estuvo una temporada con demencia senil pero no le duró demasiado porque se apagó antes de que fuera a más. Suerte que tuvo.

  5. #6 Señorita Puri dice... agosto 10, 2008 a las 14:15

    Maravilloso, duro, y, sobre todo, necesario.
    Gracias por descubrínoslo (faltaría un link a la web de Toledano, creo).
    Te linkeo en un par de días.
    Besos, Puri

  6. #7 Carlos el rojo dice... agosto 11, 2008 a las 13:32

    faltaría un link a la web de Toledano, creo

    Arreglado Señorita.

  7. #8 danielo dice... agosto 18, 2008 a las 14:28

    Sabes que tengo a mi viejo lejos de aqui, y es a veces dificil decir lo que sientes, lo que pueda pasar y yo no podré estar allí…Como se lo diré a mi madre que está conmigo…bufff!!! profundo rojo…profundo

  8. #9 Carlos el rojo dice... agosto 18, 2008 a las 14:39

    En noviembre podrás decirle todo cara a cara broder. Seguro. ;)

Trackbacks
  1. briareoh » Blog Archive » Bofetadas de realidad

    […] Días con mi padre por Phillip Toledano […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Diseño:: Carlos Lorenzo | Programación:: Armando Sotoca & Patricia Hevia

Powered by:: Wordpress